6ta. Ave. 4-19 Zona 1, Casa Presidencial, Puerta Norte | Atención de 8:00 a 17:00 hrs | PBX +502 2321-2121 | [email protected]

Ambiente y recursos naturales

-A A +A

El ambiente y los recursos naturales son una prioridad para el Gobierno, ya que la conservación y su manejo racional están asociados directamente con el desarrollo sostenible.  Guatemala  es  un  país  megadiverso  por su alta diversidad biológica y cultura. La creciente degradación y contaminación de los recursos y el ambiente pone en peligro las condiciones de vida y la disponibilidad de los bienes y servicios que brinda la naturaleza.

El Gobierno del presidente Jimmy Morales enfrenta el desafío de mejorar la gestión de recursos renovables y no renovables, en función de los intereses nacionales, el mejor uso del suelo y la gobernanza ambiental.

Adicionalmente,   es   necesario   considerar   el impacto  que  los  fenómenos  naturales  geológicos e hidrometereológicos tienen para el país. Estos representan   una   gran   amenaza   asociada   a   las condiciones de vulnerabilidad y los efectos del cambio climático.

El   Gobierno  identificó las   siguientes  acciones estratégicas:

  1. Conservación  del  bosque,  protección  de las fuentes de agua y gestión integrada de cuencas, mediante la reducción de la tasa de deforestación, en especial en áreas protegidas.
  2. Administración integral del agua por medio de una política hídrica y una política hidráulica para optimizar su captación, almacenamiento y distribución de manera equitativa y así garantizar las necesidades de consumo, producción y calidad ambiental.
  3. Gestión integrada de desechos sólidos y líquidos para su reducción, reutilizamiento y tratamiento, por medio de esfuerzos acordes con los ritmos de producción.
  4. Incorporar los conocimientos y prácticas provenientes de la diversidad cultural, para conocer  y  valorar  las  percepciones  y  usos que realizan las mujeres y hombres de las comunidades rurales indígenas y no indígenas con respecto a su entorno natural y la biodiversidad.
  5. Fortalecer al Estado en su capacidad de respuesta  y  recuperación,  ante  los  efectos del cambio climático y fenómenos geológicos e hidrometereológicos, lo cual implica una adecuada  gestión  de  riesgo,  la  generación de conocimiento y la capacidad de invertir recursos.
  6. Coordinar con las municipalidades la promoción  de    procesos    integrales    de ordenamiento territorial vinculados a la planificación del desarrollo y controlar la calidad de las operaciones mineras destinadas a atender las demandas de la construcción; brindar atención especial a las áreas rurales; reducir los riesgos y ordenar el crecimiento urbano, en el marco de la sostenibilidad de los recursos naturales y la conservación del ambiente.
  7. Promover alianzas estratégicas nacionales e internacionales para mejorar las condiciones de gestión del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, y recuperar y restaurar el control de las zonas marino-costeras, administrándolas en función de la calidad ambiental, la recreación, la eficiencia económica y el desarrollo social y la seguridad.
  8. Consolidar   un   programa   nacional   de conservación de suelos en el marco del fomento de las economías campesinas y el mejoramiento de la agricultura comercial.
  9. Incrementar la participación de energía renovable en la matriz energética.
  10. Inclusión  de  la  dimensión  ambiental  en todos los niveles del sistema de educación formal; incidir en la población por medio de la educación no formal para la construcción de una cultura ambiental; regionalización de la educación ambiental de acuerdo con el contexto ecosistémico, étnico y cultural.